El Viaje de Eliza Lundgren

1-(1)

The journey to becoming a well-rounded, open-minded artist is a very eye-opening process. You find yourself digging down to the core of why you create, opening up a whole new way of thinking and approaching art. It’s an essential process when you find yourself dissatisfied with your work and unmotivated to create. Finding myself deep in dissatisfaction with my own work recently, I dug into the issue instead of the usual make something until I prove to myself I’m not a terrible artist. The go-to that has never worked for me. I put my camera down, took a break, and started observing the world around me. With more intention to really take things in, I could finally see what was standing in my way. The pressure to make life itself an art. It’s as if moments of creating and expression aren’t enough anymore. You need to have a consistent style in everything. It all needs to look good. It all needs to “fit” together. It’s all noise that distracts from what really matters, and it was all I could see and hear for a while. It stripped away authenticity and pushed me to impress from an unauthentic place just to make a name for myself. It made me feel overindulged with expression. Most of what I was making didn’t actually feel like me anymore. In that mindset, there wasn’t a chance for me to really get to know what I love and what I truly wanted to make. Art ended up becoming reputation. Reputation strips art of its organic matter that’s necessary for creating authentic work. That authenticity was buried down there somewhere; so I kept digging.

 

El viaje a convertirse en un artista bien formado y de mente abierta es un proceso muy revelador. Te encuentras excavando hasta el núcleo de por qué crear, abriendo una nueva manera de pensar y acercarse al arte. Es un proceso esencial cuando te encuentras insatisfecho con tu trabajo y desmotivado para crear. Recientemente, encontrándome profundamente insatisfecha con mi propio trabajo, excavé en el problema en lugar de en lo usual, hago algo hasta que me pruebe a mí mismo que no soy un artista terrible. El go-to que nunca ha funcionado para mí. Dejé mi cámara, tomé un descanso y comencé a observar el mundo que me rodeaba. Con más intención de realmente capturar las cosas, finalmente pude ver lo que estaba interponiéndose en mi camino. La presión para hacer de la vida un arte. Es como si los momentos de creación y expresión no fueran suficientes. Tú necesitas tener un estilo consistente en todo. Todo tiene que verse bien. Todo tiene que “encajar”. Es todo el ruido que distrae de lo que realmente importa, y fue todo lo que pude ver y oír por un tiempo. Se quitó la autenticidad y me empujó a impresionar de un lugar no auténtico sólo para hacerme un nombre. Me sentía exagerada de expresión. La mayor parte de lo que estaba haciendo no lo sentía. Bajo esa mentalidad, no tenía oportunidad para que realmente llegase a saber lo que amo y lo que realmente quería hacer. El arte terminó convirtiéndose en reputación. La reputación despoja al arte de su materia orgánica que es necesaria para crear un trabajo auténtico. Esa autenticidad estaba enterrada allí en alguna parte; así que seguí cavando.

2-(1)

3-(1)

4(1)

5

6-(1)

I released the need to constantly photograph. Capturing what I wanted when I wanted became a rule for myself. No more trying to create authentic feeling work out of unauthentic material. I felt one step closer to the natural approach to photography I had been searching for since I first picked up a camera. The idea of having a career involved with art became far less serious to me. I began allowing myself to experiment, make random things, and collect random things. To take long breaks away from it all and reject the need for a life consumed by constant artistic expression. While doing that, I found the freedom to be the many things I love to put together. I’m learning what I really love and what I never loved in the first place.

Me liberé de la necesidad de fotografiar constantemente. Captar lo que quería cuando quería se convirtió en una regla para mí. No intentar crear trabajo auténtico de material que no era auténtico. Me sentí un paso más cerca del enfoque natural de la fotografía que había estado buscando desde que cogí por primera vez una cámara. La idea de tener una carrera relacionada con el arte se hizo mucho menos seria para mí. Comencé a permitirme experimentar, hacer cosas al azar, y recolectar cosas al azar. Tomar largas pausas lejos de todo y rechazar la necesidad de una vida consumida por la expresión artística constante. Al hacer eso, encontré la libertad de ser las muchas cosas que me encanta montar. Estoy aprendiendo lo que realmente amo y lo que nunca amé en primer lugar.

7-(1)

8

9-(1)

10

11

12

13

14

15

I’ve started collecting things like old postcards, photographs, and books that feel like me. They’ve been my main source of inspiration lately. Through them, I’ve gotten to know my style and simple things I enjoy without feeling that pressure of needing to make something. I’ve found so many beautiful and strange moments that once belonged to others. Several postcards with writings dating back to the 60’s and 70’s. And old US National Park photo books that make me miss places I’ve never been to. I’ve used some of my postcards and photos for simple little collage projects. Others I’ve hung up in my room or taped in my sketchbook. The postcards serve as great color, tone, and framing examples. The photos remind me that the authentic and slightly strange moments are the best moments. I flip through pages and pages of old books about parks and the Southwest, getting to know these places more. I’ve started studying up on what threatens these unique lands (overpopulation, commercialization and our current oil/money hungry president to name a few) and found a new conviction in taking a stand on preservation. I find so much more of myself taking the time to pull away from aesthetics and give more to genuine passion and interest.

He empezado a coleccionar cosas como postales viejas, fotografías y libros que se sienten como yo. Han sido mi principal fuente de inspiración últimamente. A través de ellos, he llegado a conocer mi estilo y cosas simples que disfruto sin sentir esa presión de necesitar hacer algo. He encontrado tantos momentos hermosos y extraños que una vez pertenecieron a otros. Varias tarjetas postales con escritos que datan de los años 60 y 70. Y los viejos libros de fotos del Parque Nacional de los Estados Unidos que me hacen extrañar lugares en los que nunca he estado. He utilizado algunas de mis postales y fotos para pequeños proyectos de collage. Otros los he colgado en mi habitación o pegado en mi cuaderno. Las postales me sirven como ejemplor de color, tono y  de encuadre. Las fotos me recuerdan que los momentos auténticos y un poco extraños son los mejores momentos. Reviso páginas y páginas de viejos libros sobre parques y el suroeste, conociendo más estos lugares. He empezado a estudiar lo que amenaza estas tierras únicas (sobre-población, comercialización y nuestro actual presidente hambriento de petróleo/dinero) y encontré una nueva convicción en tomar una posición en la preservación. Me encuentro mucho más de mí misma tomando el tiempo para alejarme de la estética y dar más a la pasión genuina y al interés.

16

17

18

19

20

21

22

Balance in art and life has gradually come during this process of digging. Foundational depths go untouched with shallow thinking and shallow art. When something inspires me, I ask why. I pull apart ideas I love and piece them around myself and my work. I push myself to learn new skills and make new goals in and outside the realm of art. I try to only share photos that portray my life as it is, and not as I wish it would be. Real moments when out with friends, going on short road trips, exploring my city of Asheville and just lazing around in my room. Not letting art limit and consume has brought me to a place where I finally feel like myself. And from there I know I can create the genuine work I’ve always aimed for.

El equilibrio en el arte y la vida han venido gradualmente durante este proceso de excavación. Las profundidades fundamentales se mantienen intactas con el pensamiento superficial y el arte superficial. Cuando algo me inspira, me pregunto por qué. Separo las ideas que amo y las pongo alrededor de mí y de mi trabajo. Me empujo a aprender nuevas habilidades y conseguir nuevos objetivos dentro y fuera del ámbito del arte. Intento compartir solamente las fotos que retratan mi vida como es, y no como deseo que sería. Momentos reales cuando estoy fuera con amigos, yendo en viajes cortos de carretera, explorando mi ciudad de Asheville y sólo holgazaneando en mi habitación. No dejo que el arte me limite y consuma me ha llevado a un lugar donde finalmente me siento como yo misma. Y desde allí sé que puedo crear el trabajo genuino que siempre he buscado.

23

Fotografías y texto por Eliza Lundgren

sns_instagram

Traducción por Virginia Montealegre

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Abrir la barra de herramientas