MAD GIRL FOODIE: MISTER JIU’S

Mister Jiu’s was the first name I crossed off my list, closing down my first glass jar with cash.

Paid with that first babysitting  job. Working a Friday night after having worked 10 hours in a row. With an hour and a half of driving with the weekend traffic in California, to San Francisco. Taking care of a two-year-old girl, who spent an hour and a half crying hysterically, asking for her mom. Throwing all her toys at my face. While I was holding her tight, trying to calm her. Hugging her as lovingly as I could. And who also had a special dinner delivery of Mac and Cheese, that smelled delicious, but without anything in the fridge for me to eat.  Then an hour driving back home, past one in the morning, completely exhausted and starved.

But it was worth it.

And all that hype. All those times I had dreamed of having dinner in that place. After watching all the Munchies episodes.  Reading the book. Seeing it on Ugly Delicious, the Netflix show. And always run into the same name, again and again. When I consulted the list of Michelin-starred restaurants in San Francisco. Or all On all those Hot Ten lists in Bon Appètit magazine, lived up to my expectations.

So finally, the day I had been waiting for months, arrived. I had had a reservation for a month and a half. My stomach had the nervousness of a first date with a boy you like.

[10:15 PM. INT. Mister Jiu’s] An elegantly dressed couple, in suit and a long dress, were in the lobby. Jewels and sparkles, but without a reservation. They will have to wait in the bar at least one hour until a table is free, while the nice receptionist accompanies one girl wearing dirty sneakers to her table.

Walking completely sure of myself, not caring at all how I looked from head to toe. Because I could afford to pay the dinner, including 20% tip. And above all, proud about myself because I had worked very hard for it.

High table for two, overlooking the kitchen. And a high chair, difficult to climb and close to the table with my short legs. Furthermore wearing a dress. And with the fear of falling sideways into the path of waiters, carrying expensive plates, down the hall.

While the hostess, sexier than Missandei from Game of Thrones, offered me the menu, and asked if it was my first time to visit, to which I should a very loud and effusive “YES!”, and that I was super-excited. She laughed at my enthusiastic response, and told me that she was also very excited to have me there that night. I was euphoric. I no longer knew if it was the excitement, or because of the beer that I had drunk in Dolores Park a few minutes earlier.

John, my waiter for the night arrived, and asked if I had decided what I would like to have. I answered without opening the menu, the M J’s Classics. He filled my glass with water, and wondered if I wanted to have a cocktail. I answered; I was good just with the glass of water. Trying hardly to believe my own lie. Because the reality was that I was dying for one, but I could not afford it. I had filled my first savings jar with the exact amount for the menu, adding taxes and tips. Adding a single cocktail to that would have been at least another hour of work, which, at the moment, I did not have.

The first dish arrived. Cheong caviar fung. And John explained me with tenderness what it was as I smiled from ear to ear. I tried it with little bites wishing that I would never finish. Thinking how many meters of cheong fung I could eat. And the fear of discovering that I really liked caviar. And that in the end I would be a girl with expensive tastes, and Iwould have to work very hard to be able to satisfy them.

Second course. Crispy Scarlet Turnip Cake. And the excitement of cutting the cake in half, and being paralyzed with the smell, was that it gave off. Caramelized turnip and toasted sweet dough. While I was feeling, once again, like Remy in Ratatouille. Getting close to the plate. And losing the notion of time.

Dutch Crunch BBQ Pork BunsSteak Fried RiceTendrils, Greens and Stems  With John behind, explaining each of the dishes. Wondering if I worked for the culinary business. Because it was not usual seeing a single girl, having a tasting menu by herself. To which I replied that I did not, though I wish I did. That I just was a food freak…

And the quail arrived. Wolfe Ranch Quail. THE GREAT SURPRISE.  Because my English level was not good enough to understand the dish description. So I really had no idea what I was testing.

Crunchy grilled quail, stuffed with sticky rice. Accompanied with a type of Cantonese sausage, and raisins. Sweet with salty. Crunchy with sticky. Tasty and juicy. Hakuna matata.

Incredibly perfect.

Chewing while smiling and nodding to myself. And the waiters who passed by me, when they saw me, smiled back at me. Feeling that emotion of musicals just before they start singing. And I would have been the first to get on the table. With the song of La La Land in my head. But changing the lyrics to Quoi, quoi? Quail.

And the dessert. Black Sesame Cake. I ate it very very  slowly, almost in slow motion. Because I did not want to leave that place ever. With the lights dim. Only one table and me remaining. Watching how they cleaned up The Kitchen. With the sadness that the party was over.

But with that feeling of peace that you have left, after having really enjoyed something. And you need silence to be able to assimilate it.

So I left the restaurant slowly. Waiting for someone to call me from the bar to invite me for a drink. Something that obviously did not happen. But instead of that, I walked alone, happily, and quietly, through a completely deserted Chinatown, at midnight.

With the only remorse of not having asked to take my chopsticks as a souvenir.

mister-jius-pics

mister-jius-pic-2

Mister Jiu’s fue el primer nombre que taché de mi lista, cerrando el primer tarro de cristal con dinero en efectivo.

Pagado con aquel primer babysitting, un viernes por la noche después de haber trabajado 10 horas seguidas. Con hora y media de viaje conduciendo con el tráfico propio de fin de semana en California, dirección San Francisco. Cuidando de una niña de dos años, que se pasó una hora y media llorando histérica, al grito de mamá. Tirándome todos sus juguetes a la cara. Mientras yo, intentando calmarla, la abrazaba. Y que además, tenía para cenar un pedido a domicilio de Mac and Cheese, pero sin que hubiese absolutamente nada en la nevera para mí. Añadiendo la hora en coche de vuelta, pasada la una de la mañana, completamente muerta de hambre y exhausta.

Pero mereció la pena.

Y todo ese hype. Todas las veces que había visto y soñado con cenar algún día en Mister Jiu’s. Tras ver todos los programas de Munchies. De leer el libro. De verlo también en el programa Ugly delicious de Netflix. Y toparme siempre con el mismo nombre, una y otra vez. Cuando consultaba la lista de restaurantes con estrellas Michelin en San Francisco. O todos los Hot Ten habidos y por haber de la revista Bon Appètit… Estuvo a la altura de mis expectativas.

Así que al fin llegó el día para el que llevaba meses esperando. Y mes y medio con reserva. Con los nervios en la boca del estómago de la primera cita con un chico que te gusta.

[10:15PM. Interior Local.] En la recepción pareja vestida elegante. Traje y vestido largo.  Joyas y brillantes. Pero sin reserva. Teniendo que esperar en la barra, al menos una hora, hasta que quede libre una mesa. Mientras la agradable recepcionista acompaña a su mesa, a una chica sola y en zapatillas llenas de mierda.

Caminando completamente segura de mí misma, sin importarme en absoluto cómo me miraban de arriba abajo. Porque podía permitirme pagar la cena, incluyendo el 20% de propina. Y sobre todo, orgullosa. Porque había trabajado muy duro para poder conseguirlo.

Mesa alta para dos, con vistas a La Cocina. Y una banqueta alta, difícil de escalar y acercar a la mesa con mis cortitas piernas. Más con vestido. Y el miedo de caer de lado entorpeciendo el tránsito de camareros, portando carísimos platos, por el pasillo.

Mientras la chica de recepción, más sexy que Missandei de Juego de Tronos, me ofrecía el menú, y me preguntaba si era la primera vez que les acompañaba. A lo que muy alto y muy efusiva, grité que sí, y que estaba muy emocionada. Mientras ella se reía con mi entusiasta respuesta, y me decía que ella también estaba muy emocionada por tenerme allí esa noche. Estaba eufórica y pletórica. Ya no sé si por la propia excitación, o la cerveza que me había terminado de un trago en Dolores Park hacia sólo un rato.

Y llegó John. Mi camarero para esa noche. Preguntándome si había decidido qué querría tomar. A lo que contesté sin abrir el menú, que el MJ’s Classics. Mientras él llenaba mi vaso con agua, y me preguntaba si quería acompañarlo con algún cóctel. A lo que contesté muy creíble, que por el momento estaba bien. Aunque la realidad fuera que me moría por uno, pero no me lo podía permitir. Llené mi primer tarro de ahorros con la cantidad exacta para el menú, sumándole impuestos y propinas. Añadirle a eso un solo cóctel sería al menos otra hora de trabajo extra, con la que por el momento, no contaba.

Y llegó el primer plato. Caviar cheong fung. Y John me explicó con ternura lo que era ante mi sonrisa de oreja a oreja. Y lo probé. Con mis bocaditos pequeños deseando que jamás se acabase. Pensando cuántos metros de cheong fung podría llegar a comerme. Y el miedo de descubrir que me gustaba mucho el caviar. Y de que al final si sería chica de gustos caros, que iba a tener que trabajar muy duro si querría satisfacerlos.

Segundo plato. Crispy Scarlet Turnip Cake. Y la emoción al cortar la cake por la mitad, y quedarme paralizada con los olores que desprendía. De nabo caramelizado y masa dulce tostada. Mientras me sentía, una vez más, como Remy en Ratatouille. Acercándome mucho al plato. Y perdiendo la noción del tiempo.

Dutch Crunch BBQ Pork Buns. Steak Fried Rice. Tendrils, Greens and Stems… Con John detrás, explicando cada uno de los platos. Preguntándome si trabajaba para hostelería. Porque no era normal ver a una chica sola, cenando un menú degustación. A lo que contesté que no, que ojalá. Que sólo era una freak de la comida…

Y llegó la codorniz. Wolfe Ranch Quail. LA GRAN SORPRESA. Empezando porque mi nivel de inglés no era lo suficientemente bueno como para entender el vocabulario de la descripción del plato. Así que realmente no tenía ni idea de lo que estaba probando.

Codorniz crujiente a la brasa, rellena de arroz. Acompañada con un tipo de exquisita salchicha cantonesa, y uvas pasas. Dulce con salado. Crujiente con meloso. Sabroso y jugoso. Hakuna matata.

Increíblemente perfecto.

Masticando mientras sonreía y asentía con la cabeza para mí misma. Y los camareros que pasaban a mi lado, al verme, me devolvían la sonrisa. Sintiendo esa emoción de los musicales justo antes de que empiecen a cantar. Y yo hubiese sido la primera en subirse a la mesa. Con la canción de La La Land en mi cabeza. Pero cambiando la letra por Quoi, quoi? Quail.

Y el postre. Black Sesame Cake. Que disfruté muy muy despacio, casi a cámara lenta. Porque no quería irme nunca de ese sitio. Con las luces tenues. Quedando sólo una mesa más y yo. Viendo cómo recogían y limpiaban La Cocina. Con la tristeza de que la función hubiese terminado.

Pero con esa sensación de paz que te queda, después de haber disfrutado realmente con algo. Y necesitas silencio para poder asimilarlo.

Así que salí despacio del local. Esperando que alguien me llamase desde la barra para invitarme a una copa. Algo que obviamente, no pasó. Pero en lugar de eso, paseé sola, feliz, y en silencio, por un Chinatown, a media noche, completamente desértico.

Con el único remordimiento de no haber pedido llevarme los palillos chinos como recuerdo.

ceeterisparibus

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Abrir la barra de herramientas