ENTREVISTA A AMARNA MILLER

SUPERHEROÍNA #1: AMARNA MILLER

Historiadora del arte, escritora, productora, adicta a la adrenalina, fotógrafa, viajera incansable y… actriz porno.

SUPERPODER: Teletransporte

amarna_miller-deep exposure

 

El otro día quedamos con Amarna Miller y pudimos hablar con ella de feminismo, sexualidad, poliamor, libertad, complejos… y ¡muchas cosas más!

Amarna es toda luz, con ese brillante halo que envuelve a las hadas, y que podría hacer realidad cualquier fantasía o sueño. Ya nada queda del patito feo con gafas que leía en los recreos, convirtiéndose  en mujer bella, valiente y libre; en cisne emigrando siempre en busca de la felicidad.

Si quieres saber más de ella, aquí tienes la entrevista completa:

  1. Comienzas tu libro diciendo que somos nuestra infancia, y me gustaría comenzar esta entrevista, sabiendo cómo fue la tuya. Si creciste en un entorno completamente liberal, o esa libertad que defiendes es un punto al que has llegado por ti misma a través de tus propias vivencias y percepción personal del mundo.

Yo creo que mitad y mitad. Mis padres son bastante hippies, mi madre es de la generación de los 60, y mi padre es algo más mayor, pero también se movió en el tema de la movida madrileña, y sí que se les nota que son más liberales, que en general el resto de padres de mis amigos. Pero luego si es verdad que con ellos he visto cierta, hipocresía, hipocresía que entiendo por una parte, porque a mí me han enseñado en el “haz lo que tu quieras, sé libre, haz lo que realmente te haga feliz…”, pero luego siempre que lo he hecho ha habido problemas con ello. Cosa que entiendo por otra parte porque sé que dedicarte a la pornografía no es lo que tus padres esperan de ti. Entonces en parte lo entiendo, sí me he criado en un ambiente liberal y me han apoyado en cosas como por ejemplo hacer la carrera de bellas artes, así que sí me he sentido apoyada en general por su parte. No con el porno, pero sí con mis valores.

  1. Me gustaría saber cómo fue la transformación de la niña con gafas y parche en el ojo que leía en los recreos, a mujer deseada, y mito sexual. ¿Tenías éxito, o te sentías deseada entre chicos y chicas cuando eras adolescente? ¿Tuviste muchos complejos que superar?

No, para nada me sentí deseada. Yo era un poco la rarita de la clase, siempre me he sentido la rara avis. Siempre he ido un poquito por mi cuenta. A partir de cierta edad tenía algunos amigos, tampoco demasiados, nunca me consideré popular ni nada por el estilo, yo siempre estaba leyendo en los recreos, un poquito así como a mi bola…

Por ejemplo en mi casa no había televisión, o se veía la tele hasta que ya fui relativamente mayor, así que cuando mis compañeros de clase estaban hablando de series de televisión, yo estaba ahí discutiendo sobre la Batalla de Qadesh, porque mis padres eran muy frikis de la historia, y siempre me inculcaron el placer del descubrimiento cultural. Entonces es algo que ahora mismo agradezco, porque me ha dado un bagaje cultural que valoro con la edad, pero en su momento cuando era niña me sentía bastante excluida. Y eso me hizo tener muchos problemas para relacionarme, era muy tímida, me costaba mucho relacionarme con otros niños… Tampoco me supuso un problema porque vivía un poco en mi mundo imaginario. Hasta que llegué al instituto y decidí ponerme las pilas, a nivel social, porque si no, no iba a llegar a nada, siendo tan introvertida el resto de mi vida, y di el salto a todo lo contrario, a vencer como esta ansiedad social, siendo como extremadamente parlanchina y habladora, e intentando caer bien, como siendo un poco complaciente.

Y luego lo del porno viene porque yo siempre he sido muy sexual, siempre he estado muy interesada en el sexo, y ya una vez llegué a los 18, me lo planteé como algo a lo que podría dedicarme de alguna manera.

  1. ¿Y cómo recuerdas tu despertar sexual? ¿Compartías, entonces, con tus amigas o entorno abiertamente tus inquietudes por el sexo?

No realmente, tampoco tenía muchos amigos. Despertar sexual, casi te diría que a los 16, porque fue cuando conocí a mi primer novio, y fue ya cuando realmente pude tener una relación con alguien, y compartir un poco mis deseos, o lo que yo llevaba dentro.

entrevista-amarna-miller-1

  1. También dices en tu libro, que los recursos que nos quedan cuando hemos sido repudiados son la autonomía y el perdón. ¿Has tenido que perdonar a muchas personas a lo largo de tu vida? Y ¿Te has tenido que perdonar alguna vez?

Si, completamente. He tenido que perdonar muchas veces, y también he mandado muchas veces a tomar por culo, porque he llegado a un momento de mi vida, en el que no tengo tiempo para perderlo. Y el tiempo y las experiencias me han enseñado que si alguien no quiere entenderme o asumirme y apreciarme tal y como soy es que no se merece estar conmigo. Porque yo no estoy haciendo nada malo, puede que no coincida con tus pareceres, pero yo objetivamente no estoy haciendo nada malo.

Con ciertas personas, como por ejemplo mis padres, que me une un vínculo mucho más fuerte que una amistad, si es verdad que he perdonado, que ellos me han perdonado también muchas cosas, y ahora estamos en un status quo maravilloso, en el cual, las cosas realmente van avanzando a mejor, poquito a poquito, y creando vínculos.

Con amigos, u otra persona, he mandado a tomar por culo a mucha gente porque eres de lo que te rodeas al final, si te rodeas de gente buena, gente positiva y constructiva, que te aporta cosas buenas a tu vida, tú mismo evolucionas hasta terrenos más constructivos y mejores para tu persona, porque las cosas se te pegan, así que mejor que re rodees de gente buena y eches a un lado las malas personas, por mucho que las quieras, porque al final el amor no lo es todo.

  1. ¿Te ha resultado fácil encontrar gente realmente positiva y libre?

No me ha parecido fácil, pero con el tiempo he aprendido a moverme en los círculos adecuados. Antes tenía esta visión muy positiva del mundo de que todo el mundo tiene algo bueno que aportarte, y es verdad que puede que todo el mundo tenga algo bueno que aportarte, pero muchas veces la balanza entre las cosas buenas y malas no es equitativa, y realmente no te merece la pena, porque muchas veces una persona te aporta más malo que bueno, y por mucho que la quieras, incluso aunque esa persona te quiera, y a mí eso ha sido lo que más me ha costado entender, y el paso que más complejo me resultó en su momento, que había ciertas personas que no eran positivas en mi vida, y me estaban lastrando, a mí y a mi yo interno.

He conocido gente ajena a mi profesión, porque yo dentro de mi profesión ando orbitando un poco alrededor de las cosas. Mi mejor amiga es también actriz, su nombre artístico es Amber Nevada, y la conocí a través de mi antigua productora, entonces el porno me ha dado muchas cosas buenas desde luego, pero prefiero no mezclar demasiado por lógica laboral. Fuera del porno he podido moverme por círculos en los que sé que puedo encontrar gente que sea afín a mis ideas, como por ejemplo he encontrado mucha gente dentro del grupo de Poliamor Madrid, dentro del grupo Golfos con principios, que es un grupo de aquí de Madrid que habla también, de relaciones liberales o de formas alternativas de entender la sexualidad, de relaciones sentimentales, porque al final mi vida ha llegado como a un extremo de complejidad, no solamente por el tema del porno, sino por el tema de ser poliamorosa, por ser pansexual o ser feminista, que al final me cuesta trabajo encontrar a gente que coincida conmigo en ciertas ideas que en estos momentos son pilares fundamentales en mi personalidad.

  1. Sacando a relucir el tema del poliamor, cómo explicas tú en qué consiste una relación poliamorosa.

Aquí no hay una definición de libro, yo te digo como lo entiendo dentro de mi vida. Es la no exclusividad ni afectiva ni sexual, que en cristiano sería poder acostarte, y tener relaciones sentimentales con más personas aparte de tu pareja o tus parejas. Esto no significa que esto sea un viva la vida, aquí hay una serie de acuerdos, que estableces con tu pareja, o tus parejas, igual que en la monogamia, hay una serie de acuerdos preestablecidos de los que nadie habla, que son la exclusividad sexual, y la exclusividad afectiva, en el poliamor hay otros acuerdos, que tu comunicas y gestionas con tu pareja.

  1. ¿Podría darse el caso, o aceptarías, que tu pareja, o tus parejas decidieran compartir piso con otra persona, o dar la vuelta al mundo sin contar contigo en sus planes? ¿No podrías sentir complejo de inferioridad?

Podría pasar sin ningún problema. Y no es no tener complejo sino saber enfrentarlo. Muchas veces se habla de poliamor, y parece que no existen los celos, pero sí existen, porque los celos son algo completamente natural, lo que lo diferencia es que en vez de vivirlos desde la rabia, desde el terror, desde la inseguridad y el miedo, los vives desde el manejo de las emociones, desde el entender de donde vienen, analizarlos y destruirlos.

Por supuesto que existen miedos e inseguridades pero en lugar de quedarte regodeándote en ellos,  los analizas y los destruyes, porque al final todos los celos vienen de un complejo de inferioridad, hacia tu cuerpo o hacia tu persona, o a que la otra persona te deje porque consiga a alguien mejor… en el momento en que sabes que tu pareja te quiere y que quiere estar contigo, es mucho mejor tener una relación basada en lo que tenéis que en lo que podéis tener con otras personas. Y en general la monogamia, me parece genial cuando has decidido ser monógamo, pero en general la gente es monógama porque es la única opción que existe, la única opción que te enseñan. El problema de la monogamia es que a ti te enseñan que una pareja está construida respecto a lo que no puedes tener con el resto de personas, en vez de lo que tienes con la persona con la que estás, y esto crea un montón de problemas, un montón de inseguridades, de celos, de pequeños secretitos, de pequeñas cajas que vas guardando en tu memoria, y que al final explotan, y pueden explotar a los 2, a los 3, a los 7 o a los 40 años, pero explotan, porque así funciona la vida.

No es que no existan, es una labor de escucharte mucho a ti misma, y aprender a entender lo que estás sintiendo en cada momento, aprender a entender tus emociones. Lo analizas, lo piensas, lo gestionas por tu cuenta, y una vez lo tienes claro, lo hablas con tu pareja, buscas una solución, si es que existe una solución, o simplemente quieres ponerlo fuera, y se llega a un acuerdo de forma constructiva, sin discusiones y sin problemas. El problema surge cuando te lo callas y te lo callas hasta que explota.

entrevista-amarna-miller-2

  1. Volviendo a tu infancia Te consideras bisexual, y quería saber si experimentaste algún sentimiento de culpabilidad cuando te enamoraste de una chica en 1º de la ESO por no ser algo que se considerase dentro de los parámetros establecidos, ajeno a los gustos del resto de tus compañeras de clase. Ese sentimiento de culpabilidad y no querer reconocerlo, por el que pasan muchas personas homosexuales.

Te voy a hacer una pequeña corrección, porque normalmente digo que soy bisexual en las entrevistas, porque nunca me hacen ni puto caso cuando digo que soy pansexual, y nadie lo pilla, así que me considero pansexual, me gustan las personas como personas. Pero en aquel momento si me consideraba bisexual porque no sabía que existía otra cosa.

Yo tuve una cosa buena y mala en la infancia, que es que a mí no se me dio ningún tipo de educación sexual; en mi familia el sexo era un auténtico tabú, entonces fue malo por una parte porque no entendía ni sabía lo que me esperaba, pero fue bueno por la otra porque me desarrollé, en una completa inocencia, sin saber  realmente qué se esperaba de mí, y esto en el terreno de la bisexualidad por ejemplo fue muy constructivo, porque a mí en ningún momento se me inculcó que me tenían que gustar los hombre, no se me inculcó nada, entonces en ese sentido, a mí me resultó muy natural que a mí me gustasen las mujeres, y de hecho no me supuso ningún tipo de salida del armario, ni una sorpresa ni un shock, y no lo externalicé en ningún momento en la ESO porque no me pareció algo extraño, ni nada que tuviese que confesar. Pero sí es cierto que llegado cierto momento, cuando ya empiezan a surgir estos temas, se lo dije a mi grupo de amigas, y la verdad es que tuve unas reacciones bastante negativas, de chicas que no querían cambiarse delante de mí por si me enamoraba de ellas y cosas por el estilo. Un movimiento un poco homofóbico que en esos momentos ni siquiera me molestó, porque me parecía una gilipollez, ni me sentí rechazada u ofendida, o estigmatizada, porque me parecía que lo que estaban haciendo no tenía ningún sentido, y luego ya pasada la ESO, lo viví con mucha naturalidad y no me supuso una carga en ningún momento, porque me parecía lo más normal del mundo. 

  1. ¿Te costó aceptar que los parámetros que regían tu felicidad y tu vida eran distintos a los del resto?

Si me costó, pero afortunadamente tuve la suerte de empezar a plantearme, cuestiones filosóficas o bastante profundas a una edad bastante temprana en comparación con el resto de mis compañeros; lo cual es bueno y es malo. Por una parte siento que me perdí parte de mi infancia, porque le daba a la cabeza todo el rato, y siento que no disfruté mucho de mi infancia-adolescencia, pero por otra me sirvió para alcanzar un nivel de madurez, que siento que era más adelantado que el de la gente de mi edad, y pude tomar decisiones como lo que quería hacer con mi vida a una edad más temprana, en la cual es más fácil tomarlas porque no tienes tantas cosas que te aten.  

Ahora con el paso del tiempo, pienso que tuve mucha suerte, y por otra sí siento que tuve que luchar mucho por lo que me gustaba, pero no lo sentí como un lastre, o un problema, sino más como una revolución interna. Al principio, tienes miedo, porque cualquier paso grande da miedo, y decidir a los 18 años que quieres dedicarte al trabajo sexual, es un paso grande, pero ha funcionado y ¡aquí estoy!

  1. ¿Por qué crees que aún en el 2016 sigue sorprendiendo e incluso escandalizando que una mujer hable abiertamente de sexo, masturbación y pornografía?

Por la hipocresía sexual que vivimos, aquí todo el mundo es muy liberal pero luego a la hora de la verdad, no es cierto. Todo el mundo hace muchos tríos, y muchas orgías, pero luego dices que te gusta la lluvia dorada o el BDSM, y eres la rarita, entonces, hay una doble moral. Siempre existe, sobre todo dentro de las mujeres, hay muchos problemas en asumir que puedes ser un ente sexual, sin darte vergüenza mostrarlo públicamente. Todavía existe este binarismo de si es guapa no puede ser lista, si se dedica a algo que tiene que ver con su cuerpo es porque no tiene cerebro suficiente para dedicarse a algo que tenga que ver con su cerebro, esto pasa en todos los campos, no solamente en el porno, ya sean modelos convencionales, o política.

  1. ¿Crees que existe el suficiente respeto entre las propias mujeres, aceptando y valorando la sexualidad de las demás? ¿Incluso que quieran dedicarse a la industria del sexo? Y me gustaría saber, en tu caso personal, si has recibido mayor número de muestras de apoyo y respeto por parte de ellas, o insultos.

He recibido mucho apoyo, he de decir que creo que he recibido más apoyo que insultos, tengo un grupo de seguidoras, que me hace mucha ilusión, que son chicas bastante jovencitas, de 17, 18, 19 años, que me escriben mogollón al mail, y en el blog, y que realmente me agradecen que sea abierta con temas de sexualidad, porque me toman un poco como referencia, y esto me hace una ilusión brutal, porque me pongo yo a mi misma, con 17, o 18 años, sin tener ni idea de muchas cosas, y sin tener una fuente fiable de la que poder aprender, y me alegra un montón poder ser yo quien de ese paso, y enseñar ¡lo poco que se! Pero por otra parte recibo un montón de críticas de ambientes feministas, que cogen información completamente estereotipada sacada de internet con estadísticas que son fiables, y dicen que soy una privilegiada dentro de mi profesión, y que estoy negando la existencia de abusos, cosa que no es cierta.

Yo lo que digo todo el rato es que se nos escuche, que dejen de tratarnos como víctimas, que las trabajadoras sexuales tenemos voz y tenemos voto, no necesitamos a nadie que nos cuide, necesitamos que se nos escuche. Necesitamos ayuda en ciertas cosas, pero escucharnos en qué necesitamos ayuda, no me vengas aquí y me pongas, tu feminismo de contrachapado encima de la mesa diciéndome: esto es lo que tú necesitas, porque yo sé qué es lo que necesito. Que aparezca esta gran asociación diciendo: mira a estas chicas pobrecitas, que están en un medio en el que no quieren estar,  y necesitan que las ayudemos. Para nada. Tenemos que evolucionar, y dejar de ver a las trabajadoras sexuales como víctimas, que necesitan protección. Necesitamos protección, pero antes necesitamos que se nos escuche.

  1. ¿Qué opinas sobre que uno de los libros que ha vuelto a poner sobre la mesa y destapado el tema de la sexualidad femenina haya sido “50 sombras de Grey” en el que una mujer es sometida y maltratada más allá de un eventual juego de roles?

Yo tengo un amor odio hacia 50 Sombras de Grey, por una parte, literariamente me parece una bazofia, y que como bien dices la relación que representa es una relación, bastante poco sana, pero por otra hay que analizar lo que ha creado en cuanto a la ideología popular, lo llamaban el porno para mamás. Es lamentable que muestren una relación como saludable, pero luego no lo sea. Pero por otra parte si es cierto que de alguna forma, ha puesto sobre la palestra, algo como el BDSM, el sadomasoquismo, dejándose de ver como una cosa chunga y negativa, aunque en el libro si sea una cosa chunga y negativa. Se ha empezado a hablar de ello de una forma realista, y se han empezado a sacar entrevistas… ha creado un movimiento social interesante, porque ha sacado a los medios un tema que antes estaba visto prácticamente como una patología.

  1. ¿Confías en que podamos avanzar hacia la plena liberación sexual partiendo de la sociedad en la que vivimos con tanto miedo y prejuicio al cambio, ya sea político o social?

Pienso que es posible, pero yo en mi generación no voy a verlo. Como yo veo lo que está pasando ahora mismo, es como una pequeña revolución, en la que están saliendo cada vez más personas que están normalizando el trabajo sexual. Y en España, cada vez están saliendo más nombres, de chicas que son trabajadoras sexuales, dando la cara y diciendo su nombre, aclamando que no necesitamos protección, necesitamos voz, y poquito a poquito hay cosas que van resonando cada vez más en los medios, el tema del poliamor, el tema del bdsm… Entonces, no creo que vayamos a llegar a una liberación sexual así repentina, pero pienso que estamos dando pasos y que por lo menos la gente de a pie, empieza a tener una base para ello. 

  1. Me gustaría seguir hablando de libertad, y apertura de miras, y que nos contases cómo viajar ha podido influir en tu propia percepción de la vida.

Pues me ha influenciado muchísimo, yo soy una adicta al conocimiento, de las cosas que más me gustan en esta vida es aprender, por eso me gusta la literatura. Soy una adicta al adrenalina y al aprendizaje, y viajar es la forma más maravillosa y rápida de aprender en el menor tiempo posible. Porque entras a otra cultura con otras tradiciones y tienes que ponerte las pilas porque estás allí, no es lo mismo que leerte un libro, tienes que poder ir de un sitio a otro. Y no solamente eso, también conocer y entender otras culturas y formas de vida, te hace plantearte la tuya, decir, si a estas personas en este país les está funcionando esto, a lo mejor lo que llevo haciendo yo toda mi vida no es lo correcto. Te ayuda a replantearte a cómo estás haciendo las cosas.

  1. Dices que cada día de tu vida es único, ¿hay algo indispensable que no pueda faltar en cada uno de ellos? ¿Hay algo que condicione tu vida?

Es paradójico, que yo creo que lo único que me condiciona es la propia libertad, porque este afán por ser una persona libre me hace tener ciertos problemas a la hora de tener rutinas, o un aprendizaje real de ciertas cosas que me gustaría. Porque desde que acabé la carrera, hasta hace 9 meses, no he dejado de viajar, y echaba de menos cosas típicas como poder tener una cocina para cocinar, echaba de menos tener rutinas, como si quiero apuntarme a hacer pole dance, a criar tomates orgánicos, o lo que sea, y realmente no puedes porque no tienes un sitio estable. Y luego a nivel anímico, viajar mucho, te drena, te drena emocionalmente. Yo soy una persona muy hiperactiva, pero a veces necesito un sitio, y saber que voy a tener una casa donde descansar, o sé que puedo ordenar mis cosas y estarán así durante los próximos meses… Por otra parte, como quiero ser muy libre, tiendo a no encadenarme a los sitios de forma consciente, no tengo contratos de alquiler, no tengo mascota, hasta ahora no he tenido coche…

Si hay algo que marca realmente mi vida es este afán por ser libre que a la vez me condiciona para otras tantas cosas, que me son imposibles de hacer.

entrevista-amarna-miller-4

  1. Te consideras libre, nómada y solitaria, buscando siempre la felicidad y aquello con lo que disfrutes, ¿cómo se consigue el equilibrio entre soledad elegida y el espíritu aventurero con los sentimientos y necesidades de la gente a la que quieres que forma parte de tu vida?

La gente que está a mi alrededor, sabe y asume desde el principio, que yo soy como una cajita que está vibrando, y que en algún momento explota, y esto implica que me cuesta estar más de 3 meses en un mismo sitio. Y mis amigos asumen, que la relación conmigo no va a ser cara a cara, que no voy a poder estar físicamente, lo que para muchas personas, puede ser necesario. Y lo mismo con parejas sentimentales, yo estoy viajando todo el rato, y salvo que llegue un momento en el que quiera establecerme en un sitio, que no ha llegado, si alguien quiere estar conmigo tiene que aceptarme como soy ahora mismo, que es un caos. Y que saben que cuando estoy, estoy al 100%, pero que muchas veces no estoy.

  1. ¿Crees que tu profesión ha podido influir en tu visión de la vida?

Si desde luego, un poco retroalimentado, mi visión de la vida ha influido en elegir esta profesión, y por otra a través del porno, he podido abrir mi mente, conociendo más opciones, y he llegado a puntos que seguramente no habría llegado, por ejemplo con temas de feminismo, el EGTB, todo lo que es conocer formas alternativas de conocer las relaciones personales y sexuales.

  1. ¿Te molesta que se te pueda ver como objeto sexual despersonificado o es algo que asumías que podría suceder el día que decidiste ponerte delante de las cámaras? ¿Le cuesta a la gente diferenciar entre persona y personaje?

El tema de ser objeto de deseo sexual es algo que no me molesta para nada, no me parece mal, se habla mucho de que sólo eres un cuerpo que desear, eso no es malo, porque al final, lo que yo estoy representando es una fantasía.

Lo que a mí me molesta, es que una vez acabada la película, la gente se piensa, que eso es mi vida cotidiana, hay que entender que la fantasía es la fantasía, que las trabajadoras sexuales somos personas, que no somos ninfómanas, o personas insaciables que no pueden vivir un segundo sin tener sexo…

Falta educación para poder entender la pornografía de forma ética,  y es una tarea de autoaprendizaje que cada uno tiene que aprender por su cuenta, que somos personas y no receptáculos de semen.

  1. ¿Has sufrido algún episodio violento con comentarios machistas alguna noche que te hayan podido reconocer en un bar, o se limitan a esconderse tras la pantalla del ordenador?

Pantalla de ordenador. En persona, sólo el año pasado en la feria de Córdoba un hombre muy muy borracho me pidió matrimonio, muy desbocado, pero para nada violento. Luego la gente en el cara a cara no se anima a decir cosas.

  1. ¿Qué le pareció a tu entorno más cercano que decidieras a probar suerte en el mundo del porno y cómo lo ven ahora? ¿Te apoyaron al principio?

Por parte de la familia, mal, por parte de mis padres fue un problema, más por la diferencia generacional, porque no entienden realmente qué estoy haciendo y tienen muchos estereotipos. Pero con los años han visto que no soy una cabeza loca, que sé lo que estoy haciendo, y hacia donde me dirijo, que esto no es un carpe diem, que soy una persona madura, y lo llevan bastante mejor. Y por parte de amigos, la verdad es que todo el mundo se lo esperaba, no hubo ningún problema, y la gente que no me apoyó salió de mis amistades. Y a mis parejas ya las conocí cuando estaba metida en el porno.

  1. ¿En algún momento al principio de tu carrera tuviste miedo al rechazo, a no gustar, o que alguien pudiera reconocerte?

Si, muchísimo. Al principio tuve miedo al rechazo, tuve miedo también a estar cerrándome puertas laborales en el futuro, porque no sabía si realmente me querría la industria, ni si tendría trabajo de ello, y entonces tendría un estigma de la leche por a lo que me he dedicado y a la vez me estoy cerrando puertas futuras a cosas a las que yo me quiera dedicar. Pero lo resolví muy rápidamente, pensando que si alguien no me quiere contratar porque me he dedicado al trabajo sexual, objetivamente el problema es suyo y no mío, porque yo no estoy haciendo nada malo, el estar desnuda en internet no es nada malo.

Si me costó contarlo, y sobre todo al principio si me preguntaban me salía un poco por la tangente, decía que era modelo o actriz, pero nunca decía realmente la verdad, hasta que me dieron una beca para estudiar en estados unidos, y en una clase teníamos que hacer una serie de entrevistas, y una chica me hizo muchas preguntas sobre mi vida y a lo que me dedicaba, y me volví a salir por la tangente. Y al día siguiente, al ver las entrevistas de mis compañeros, me sorprendió lo sinceros que habían sido todos con sus respuestas, con temas muy profundos e íntimos, como una chica que contó como la habían violado, y otra cómo la abandonó su padre de pequeña, temas muchísimo más complejos, y problemas mucho más duros que estar o no en el porno, y para mí eso fue realmente un antes y un después, y empecé a contarlo con naturalidad si surgía el tema, y no me encontré con ningún problema ni con los compañeros ni profesores de la universidad, incluso mi trabajo de fin de carrera fue un video porno.

  1. ¿Y tuviste miedo a que te rechazara la industria?

Si tuve miedo, porque yo cuando empecé en el porno estaba muy acomplejada conmigo misma, para mí el porno ha sido casi una terapia, en aceptar mi cuerpo tal y como soy. Yo empecé en modelaje, porque tenía un novio fotógrafo, y me sacaba fotos, y yo estaba muy tímida hasta que llegó un momento, en el que veía esas fotos y me veía muy guapa, y conseguí reconciliarme con mi cuerpo. Así que fue casi una terapia, verme en pantalla, porque siempre había estado muy acomplejada, con mi voz, así que el verme en video, hablando, verme representada, y verme guapa, a mí en esto el porno me ayudó.

  1. ¿Cómo es la relación personal entre los actores? Dices que siempre buscas establecer algún tipo de vínculo con las personas con las que ruedas, ¿lo has conseguido siempre? ¿Resulta sencillo?

Si, para mí el sexo no es únicamente una cuestión física, que también lo es, pero a mí lo que me gusta también es encontrar una química entre la persona con la que estoy follando y yo misma. Depende de la persona, pero normalmente si no lo encuentro, me busco mis artimañas. Por ejemplo hay muchas chicas en la industria que ruedan escenas lésbicas, pero a ellas no les gustan las mujeres, entonces, esto es un problema, porque muchas veces tengo ganas de rodar con alguna de ellas, y luego llega la escena, y aunque la chica está buenísima no hay conexión, porque a la chica no le gustan las chicas, y tú te sientes entre te estoy violando y rechazada, porque no hay química. Así que como yo lo proceso es centrándome en algo de ella que me guste mucho, ya pueden ser sus pecas, o que tiene las tetas muy bonitas, y así es como me lo gestiono yo, y si no disfrutan, ojalá pudiesen gestionárselo por sí mismos. Siempre intento que haya una reciprocidad, pero lamentablemente no siempre se puede.  

  1. ¿Hay alguna diferencia entre el sexo que puedas practicar con un actor y tu pareja, o ambas prácticas son herramientas de búsqueda del placer por el placer?

Claro que hay diferencia, porque el sexo delante de cámara, por muy verosímil que pueda ser tienes que estar al tanto de plano, cámara, luces, como colocar el cuerpo… No es como estar en tu casa centrándote únicamente en la otra persona y en el placer.

  1. ¿Y disfrutas siempre que ruedas?

Si, desde luego, sino no lo haría. He tenido algunas escenas en las cuales no lo he gestionado bien, pero también me ha ayudado para aprender para las siguientes. No siempre es todo de color de rosa, pero hay cosas que aprendes a gestionarlas, y todo el mundo tiene días malos en su trabajo, la pornografía no es una excepción. He conseguido que los días malos sean mínimos, pero eso no garantiza que el 100% de mis escenas sean la polla, y hay algunas que no salen bien por el motivo que sea, porque hace mucho frío, por ejemplo una vez me tocó rodar en un jacuzzi y no había agua caliente, entonces no disfruté. Pero parece que cada vez que dices que algo malo en el porno, la gente te lo pilla, y te pone como la víctima, con este discursito de siempre que tanto me molesta.

  1. ¿Fue fácil vivir exclusivamente del porno? ¿Animarías a una chica de 18 años, a la que le gusta el sexo, que se inicie en la industria en lugar de estudiar una carrera universitaria, como parece que se ha establecido? ¿Te arrepientes de algo?

Hombre, yo siempre recomiendo tener un plan B, porque el porno, como cualquier otro trabajo en el que vives de tu imagen, tiene una fecha de caducidad. Yo nunca me he dedicado solamente al porno, siempre he estado a mil cosas. Siempre recomiendo tener otro plan, que puede ser una carrera universitaria, aunque estoy un poco defraudada con el sistema educativo español, otro trabajo, o algún hobby que se pueda convertir en trabajo, y que ahorres, porque este trabajo se te acaba, y se te acaba rápido, porque siendo chica a los 30 años ya eres una MILF, así que o entras en ese otro nicho de mercado o estás fuera.

  1. ¿Te resultó fácil destacar y vivir exclusivamente del porno?

Como actriz he tenido la suerte de que ahora mismo, cumplo los requisitos, que se piden en el mercado. Incluso aunque pienso que mi belleza no es excesivamente convencional, si es cierto que tengo como el rollo de vecinita de al lado, que es lo que más se vende ahora; chica natural, sin piercings, sin tatuajes, con un look muy normal. Chicas con pechos de silicona, con muchos tatuajes, lo tienen chungo en la industria. Así que he tenido la suerte de cumplir los requisitos que se marcaban en el mercado, y también que soy muy business woman, y creo que me ha sabido mover muy bien, y poco a poco fue surgiendo, y aquí estoy ahora ¡en América!

entrevista-amarna-miller-6

  1. Como cada vez priman más las mujeres naturales ¿Crees que ha tenido que ver con un aumento del consumo de pornografía por parte de las mujeres?

No lo pienso. Lamentablemente la pornografía mainstream, está hecha por y para hombres, porque la pornografía, como cualquier otra industria, está regida por la oferta y la demanda, y los hombres son quienes pagan, las mujeres pagan por porno feminista, no por porno mainstream. Si las mujeres pagasen por el porno mainstream tendrían voz y voto a la hora de decidir que se produce, porque el porno no es que sea un universo machista, es que la industria, rueda lo que la gente que paga pide. Yo creo que todo este tema de eliminar los tatuajes y silicona, es porque de alguna manera en los 90, el porno empezó a tener prácticas y looks cada vez más extremos, hasta que llegó un punto en el que el usuario no se identificaba con lo que estaba viendo. Y entonces empezaron a parecer otras productoras, con un corte más verosímil, y un sexo más realista, que es lo que está ahora mismo de moda.

  1. El otro día leí que te rechazaron por no estar lo suficientemente delgada. ¿Cuidas mucho de tu físico? Si empiezan a rechazarte para otros papeles, ¿acatarías los cánones de belleza que te pudiera imponer la industria o dejarías de trabajar delante de las cámaras para continuar desarrollando alguna de tus otras muchas facetas?

Por una parte entiendo que si vives de tu imagen, hay ciertos aspectos que debes cuidar. Hay cosas en las que paso por el aro, por ejemplo mi look habitual, pelirroja sin tatuajes ni piercings, porque son los papeles que se demandan. Pero yo por mi forma de ser hay cosas que no pasaría, como por ejemplo no me veo haciéndome una operación de cirugía estética, o no me veo mintiendo sobre mi edad.

El tema de estar más gordita no me parecía un motivo excluyente, porque además yo personalmente no me veía mal. Si yo me veo bien conmigo misma seguiré rodando, y seguí rodando, y ahora mismo estoy más delgada porque estoy haciendo más deporte y ya está. Me cuido dentro me ciertos parámetros, me gusta comer sano, y normalmente hago bastante deporte, estoy ahora haciendo pole dance, viajo mucho, camino mogollón, me cuido más de una forma indirecta. Pero no estoy obsesionada tampoco con la imagen para nada. 

  1. ¿Qué te hizo más ilusión, recibir el premio Ninfa a la mejor actriz, o que se pusieran en contacto contigo para publicar tu libro?

Los dos, aunque son áreas diferentes. El ninfa me hizo mucha ilusión porque fue un reconocimiento a nivel nacional, cuando yo siempre he sentido que en España no se me quería en la industria del porno, y recibir un premio dentro de mi país, donde tampoco he rodado apenas,  era una cosa que no me esperaba para nada. Y lo del libro fue como un sueño vital, y el hecho de que alguien se interesase lo suficiente por mis escritos como para publicar un libro, es algo, que me ha hecho confiar más en mi escritura, y eso es algo maravilloso.

  1. Si te has vaciado por completo en tu primer libro, ¿qué podríamos encontrar en el siguiente?

Pues, ahora estoy intentando hacer una recopilación feminista de autoras e ilustradoras jóvenes, y con un poco de suerte, si consigo organizarlo todo podría salir para este año.

entrevista-amarna-miller-5

  1. ¿Hay alguna faceta tuya que aún no conozcamos y te gustaría mostrar? ¿Alguna experiencia que estés deseando vivir?

Estoy interesada mucho últimamente en temas relacionados con arquitectura sostenible y granja orgánica. Me encantaría poder empezar a criar mis propios animales, primero algo pequeñito como los pollos y después ir subiendo si puedo, y en el futuro me encantaría tener casetita en el bosque y ya poder cultivar mis cosas.

También estoy muy obsesionada ahora con las furgonetas, porque como mi idea es estar un tiempo en Estados Unidos, quiero poder hacerme todos los road trips del mundo. Y la idea es volver en Septiembre a España, para rodar mi primera peli convencional “Contigo no bicho”, que será una comedia romántica, de los productores de Carmina o revienta, para terminar de tocar un poco todos los palos.

  1. ¿Hay alguna faceta del porno que quieras desmitificar? ¿y qué opinas de personas como Torbe?

A mí me parece que Torbe es un gran empresario, que lleva trabajando en el porno muchísimos años, yo no coincido con su forma de grabar pornografía ni su manera de representar el sexo, pero ahí tiene su público y vende.

Y en cuanto a desmitificar decir que no somos víctimas, que existen abusos como puede ocurrir en cualquier industria, pero esto no es un común denominador, y que los abusos son la excepción, que esto es algo que la gente no se cree. Que se nos escuche y no se nos victimice, que no necesitamos ayuda, necesitamos voz. Lo peor del porno no está en el porno, está en cómo la gente entiende el porno.

entrevista-amarna-miller-3

“Hay que entender que la fantasía es la fantasía, que las trabajadoras sexuales somos personas, que no somos ninfómanas, o personas insaciables que no pueden vivir un segundo sin tener sexo.”

Y ya para terminar 4 preguntas rápidas:

  1. Una persona a la que admires profundamente: Richard F Burton, que fue un explorador tenía una asociación que exploraba el mundo no conocido, antes de que naciera nathional Geographic, y se dedicaban a descubrir el nacimiento del río Nilo, y este caballero sabía muchos idiomas y se dedicaba a mandar ilustraciones de lo que era un elefante o una jirafa, que eran retazos, en el mundo occidental.
  2. Un consejo que le darías a la Amarna de 16 años: aunque suene irónico por lo que he dicho antes, que no hiciera caso a lo que los demás piensan de ella y que se centrase más en lo que ella quería.
  3. Un consejo que le darías a una clase de primero de primaria: que lean, porque para mi la lectura fue un pilar básico de conocimiento, y que ha formado a la persona que realmente soy ahora.
  4. Algo que te gustaría decirles directamente a todas las chicas que vayan a leer esto: Que salgan de su zona de confort, creo que hace falta perder el miedo a lo desconocido, salir de tu zona de confort al principio es un coñazo porque todo el mundo está en contra tuya y eres la oveja negra, pero luchar por lo que quieres aunque salga mal, solamente el hecho de haber luchado es una recompensa lo suficientemente grande como para ser inmensamente feliz. Lucha por tus sueños.

 

Si quieres saber más sobre ella…

click here

Fotografías de la entrevista por la gran @esperanzamendoza_photo

La primera fotografía forma parte del maravilloso portfolio que podrás encontrar en la web de Amarna.

ceeterisparibus

 

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Abrir la barra de herramientas