Dear Diary: March 31, 2016

FITNESS IS FUN!

Estoy que no quepo de gozo, porque ya es oficial que seré la futura ganadora del premio Nobel de medicina, por haber descubierto una nueva especie de mamífero, o una nueva ramificación en la escala evolutiva del ser humano, a nivel darwiniano. Te pongo en antecedentes: me hallaba esta mañana yo en el gimnasio, fortaleciendo mis abductores con todo el peso que podía soportar, para poder lucir orgullosa este verano mi bikini body, y fortalecer lo suficiente la zona de la ingle para optimizar mi llave de judo de presa del cangrejo, por si algún lascivo macho alfa decidiera alguna vez propasarse conmigo; cuando entre el complejo ecosistema que se crea en el área de musculación entre puertorriqueños ciclados con pantalones de bascket, y blanquitos con tronco hiperdesarrollado que lucen camisetas de equipos de baloncesto de los que siempre fueron fan en la infancia (porque de otra cosa no, pero en las zonas de Alcobendas o Carabanchel bajo, si se pueden caracterizar por algo es de haber sido cuna de la afición más grande de seguidores de los Celtics que habrá jamás en España), mientras muestran pudorosos sus voluminosos bíceps; y adorables jovenzuelos en pantaloncito corto que podrían haberse disputado con Michael Cera el papel protagonista en la película Juno; me he topado con la nueva especie. Se trataba de una mujer, pasada la cincuentena, que trataba de ejercitar sin mucho éxito su marchitado glúteo. Al verla, he sentido un tierno ablandamiento de corazón similar al que me produce mirar directamente a los ojos  a un slow lori. Todo en ella me parecía adorable. El hecho de que pasada cierta edad y la menopausia quisiera empezar a cuidarse, centrándose únicamente en su culo, y sin saber seguramente quién es la Kardasian; que debido a su limitado presupuesto se costeara la mensualidad de un gimnasio low cost, y el outfit elegido para su primer día fuera el chándal azul marino lleno de pelotillas al que periódicamente le pasa la cuchilla de afeitar fingiendo que así logrará recobrar la suavidad que nunca tuvo desde el mismo día que lo compró en un mercadillo de la periferia de Madrid, y que es perfecto para ir cómoda a comprar el pan, o pasear su caniche ladrador, y decidiera aportarle un toque de color con un trapo de cocina de color rojo pasión con estampado de gallinas, que podría hacer las veces de toalla de mano para limpiarse el poco sudor sin hormonas que le pudiera quedar. Maravillada me hallaba ante tal espectáculo, sin perderme ningún detalle del que podría ser un nuevo espécimen, hasta que al final aprecié el rasgo distintivo definitivo: su botella de agua. En lugar de utilizar una predecible botella de plástico de marca blanca, llevaba una sorprendente botella de vidrio de la marca Larios. Detalle que me pareció una absoluta genialidad, por el hecho de que esa mujer, queriendo preservar su salud, evitando la reutilización sistemática de un recipiente de plástico, y concienciada con el medio ambiente y la importancia del reciclaje, decidiera reutilizar ese envase. Estaba embelesada. No podía dejar de observar cada uno de sus limitados movimientos de slow lori, hasta que la susodicha se percató de mis asombradas miradas, y tras un cruce de sonrisas cómplices, decidió acercarse con descaro, hasta subirse directamente a la máquina donde me encontraba para preguntarme la edad, mientras al hedor propio del sudor que emanaba la sala, se le unió un sutil aroma de ginebra barata. Efectivamente, la mujer estaba borracha. Así que tras la contrastación empírica, de que realmente se trataba de una nueva especie, volví corriendo al vestuario con las carcajadas pertinentes y procedí a efectuar mis anotaciones. Sobre lo que tengo que reflexionar ahora, es sobre qué hipótesis es más increíble, que a) sea una mujer que vaya al gimnasio porque quiere cuidarse y de vez en cuando le da un lingotazo a la botella, o b) es una mujer alcohólica, con enfermedad diagnosticada o no, que en su rutina diaria a lo Leaving las Vegas, decida que los casinos, o el sofá y la teletienda no son para ella, y que es mejor aprovechar el día ejercitando el glúteo en el gimnasio. Pensaré en ello para el próximo premio.

ceeterisparibus

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Abrir la barra de herramientas