Dear diary: March 26, 2016

REDESCUBRIENDO MI COÑO

Esta mañana he salido a correr, como cada sábado por la mañana, mientras me imaginaba lo felices que seríamos Quim Gutiérrez y yo, de vacaciones en una playa paradisiaca, celebrando mis primeros Goyas, uno a mejor guion original, y otro a mejor dirección novel, y el suyo como protagonista masculino, en la película más premiada del año, que yo había realizado, tomándole a él como musa; cuando me he topado con la realidad, cruzándome con Javi después de más de un año. Estaba taaan gordo, y tenía tal cantidad de pelo en la barba, que he tenido que contener las náuseas porque no me parecía elegante vomitarles encima a los pobres inocentes que desayunaban plácidamente en La Ochava. Me ha dado tanto asco, de persona grasienta y sucia, como de personaje de los Sims con la camiseta gris y la barriga llena de manchas de grasa, que cuando he llegado a casa lo primero que he hecho ha sido depilarme. Llevaba sin hacerlo desde noche vieja, y sólo lo hice por el optimismo propio de esa noche, en la que pensé que quizá con la euforia del momento, pudiera pillar algo. Había tal cantidad de pelo acumulado, que podría anidar una familia de cigüeñas holgadamente sin problemas de espacio. Así que, gracias Javi, ahora me siento mucho más ligera, y hasta mear es más placentero. (Nota mental: me maravilla que personas adultas, que hablan abiertamente del sexo, como Tania Llasera, usen en su argot la palabra pepitilla).

 

ceeterisparibus

 

You May Also Like

One thought on “Dear diary: March 26, 2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Abrir la barra de herramientas