Dear Diary ESPECIAL NAVIDAD

Ya es diciembre otra vez. Otras navidades más a la vuelta de la esquina, aunque Mercadona decidiera ya hace dos meses que era oportuno empezar a vender polvorones a granel, para compensar el esfuerzo de la operación bikini que prácticamente acabas de terminar, apilándolos como trofeo en enormes y brillantes montañas de color dorado, dando así rienda suelta a las fantasías más ocultas de cualquier ex gorda, que se relame con la mirada del gato de Shrek en la nevera entre los mantecados en oferta y la tarrina de litro y medio de helado de vainilla con nueces de macadamia marca Hacendado; y Zara ya tiene una nueva colección de invierno maravillosa llena de faldas con lentejuelas y vestidos de pedrería, con las que fantaseas mirando el escaparate por poder tener esas piernas largas y esbeltas, y poder dedicar entre 50 y 100 euros de tu sueldo, en busca de ese outfit perfecto, con el que ir a esa maravillosa fiesta de navidad, con invitados selectos, en la que compartes techo con celebridades de la talla de Andrés Velencoso vestido de esmoquin, y una rejuvenecida Isabel Preysler que te ofrece Ferreros Rocher ordenados en una impecable pirámide, mientras hablan de sus ambiciosos proyectos y te dicen lo estupenda que estás este año.

La realidad de la navidad es que a pesar de considerarte algo distinta a la mayoría de los mortales, al final acabas sucumbiendo al consumismo debido al encanto de las luces, y uno de esos días en que sales sola a pasear bajo la lluvia, después de haber visto por trigésima vez Love Actually, y soportando el dolor en el corazón al observar a enamoradas parejas que se besan a través de la ventana del Starbucks, te acabas comprando un vestido negro con algo de encaje para que sea a la vez elegante y práctico y así te sirva de fondo de armario para  toda la vida, incluso dejárselo en un futuro a tu hija cuando necesite un vestido para alguna ocasión especial; que para algo te has gastado 20 euros buscando en artículos rebajados de H&M, y has discutido con una señora llegando casi a las manos, que pasaba con furia las perchas de izquierda a derecha, en lugar de derecha a izquierda como estábamos haciendo todas y cada una de las posibles compradoras.

Pero al final, como lleva ocurriendo todos los años desde que tienes edad de salir, para tus padres obviamente los 18 años, en lugar de ir a una fiesta de etiqueta con cóctel incluido en la que camareros en silencio se pasean entre la gente con bandejas en mano llenas de suculentos manjares, acabas en la cocinilla de la casa abandonada del abuelo de una amiga en Tomelloso sin electricidad ni calefacción, en la que la iluminación depende de un generador tipo puesto ambulante de la feria, con sonido incluído, y donde ponemos música en un casette que funciona a pilas, con CD’s hechos especialmente para la ocasión con lo mejor y más variado del año, en el que las canciones se ordenan por nombre por defecto, pasando de un segundo a otro de los villancicos de Raphael al Bich better have my money de Rihanna sin que tu cerebro sea capaz de asimilarlo, entre otras cosas por la falta de oxígeno de la habitación debido a la leña de la chimenea a base de tarugos centenarios en la que nos estamos calentando y tirando la ceniza del cigarro; y con la que es imposible encontrar el equilibrio perfecto entre apertura de ventana para ventilación con la que podamos respirar con normalidad y no congelarnos de frío, mientras bailamos con los abrigos puestos sin que los asistentes al sofisticado evento puedan apreciar tu maravilloso atuendo, y la magnífica silueta que te hace el combo bragas faja a la altura del pecho más medias de compresión, y hacemos malabares para que no se nos caiga la copa de Negrita al suelo.

ceeterisparibus

dear-diary-navidad-andres-velencoso

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Abrir la barra de herramientas