Dear diary: April 3, 2016

VOYEUR DE TERRAZAS

Tras otro fin de semana entero encerrada en casa desde el minuto 1 en que salgo por la puerta de la oficina, y tras 5 películas, la finalización de 2 temporadas que tenía a medias de 2 series, verme todos los videos habidos y por haber en youtube de la mano de Robin Food para aprender a hacer pan casero, rehacer la lista de los próximos libros que quiero leer, decorar con dibujitos adolescentes mi vacía agenda; tras salir a pasear por el Matadero maquillada con sombra de purpurina buscando una cerveza en un bonito Food Truck cuando ya habían cerrado, sin que nadie me saque a bailar, ni quiera compartir conmigo el binomio de la más absoluta felicidad compuesto por croquetas y cerveza; tras conformarme con mi plato de brócoli hervido al volver a casa, y revisadas todas las actualizaciones una y otra vez de Facebook e Instagram de arriba abajo, y abriendo periódicamente whatsapp por si ha habido algún problema de conexión que no deja entrar los mensajes; he vuelto a mi vicio secreto desde hace un par de primaveras: ser voyeur de las terrazas. Hasta la fecha es uno de los vicios más sanos y baratos que tengo, simplemente consiste en salir a pasear por una zona bonita llena de terrazas y observar con detenimiento todas las cañas fresquitas, las jarras, los vinos blancos, gintonics, coca colas, y platos de patatas fritas, aceitunas, queso, frutos secos y alguna vez hasta una buena tapa, que haya sobre la mesa y morirme de la envidia. Sólo eso. Pasearme de forma masoquista por las mesas, autoinflingiéndome el dolor que sentiría un niño diabético delante de un escaparate de cupcakes, y volver a casa. Supongo que me da cierto placer ver el hedonismo de la gente, y lo sencillo que parece alcanzar la felicidad a la española. Así que si sois de los que frecuentáis la zona de la Latina o Lavapiés una mañana o tarde soleada con vuestros amigos, y observáis a una chica tamaño hobbit, que mira vuestras mesas con la cara de Hannibal Lecter, o  el ansia del niño gordo de Matilda delante de la tarta de chocolate, no os preocupéis por vuestros móviles o las carteras, soy inofensiva, simplemente me limito al cigarrillo de después de haber disfrutado de tal derroche de excesos, y vuelvo a casa tranquila.

ceeterisparibus

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Abrir la barra de herramientas